A propósito de una carta de Ilda Juárez de Paz
 

Por Jorge Alderetes


Señor Director:

En su edición del 19/10, Nuevo Diario publicó una carta firmada por Ilda Juárez de Paz, en la que se intentaba denostar al Dr.Karlovich, PhD de la Universidad de Zurich, autor de un artículo sobre los posibles elementos paganos presentes en textos orales quichuas. Más allá de la enciclopédica ignorancia de doña Ilda, quien a fuerza de autoelogio intenta construirse su propio pedestal, no deja de sorprender con sus xenófobos comentarios:  ".. porque somos parte del todo de esta región.", "A quien viene de afuera, de visita, o por lo que fuere...", "Alguien nos ha visitado y en un artículo titulado... ", para rematar con esta contradictoria frase:  "Nosotros, los santiagueños quizás somos muy confiados y tenemos las puertas abiertas a todos los hombres del mundo, que a poco de entrar, ya nos enjuician y nos condenan. Debemos ser más cuidadosos.". Ahora bien, me pregunto dónde estaban la santiagueñidad de Doña Ilda y su amor por el quichua, cuando integró la Mesa de Trabajo en Función de la Vigencia, Defensa y Proyección de la Lengua Quichua, durante el VIº Congreso Internacional de Quechua (octubre del 2000), que en sus Conclusiones y con la firma de la Lic.Emilse Jorge de Cuba, alegremente autorizaban a extranjeros a obrar en nombre de la comunidad quichuista santiagueña. (El documento puede ser consultado en http://www.runasimi.net/pdfs/docs/UNSE-doc.pdf ) Esa comisión estuvo integrada por 13 personas de las cuales sólo 4 residían en Santiago (Ilda Juárez de Paz entre ellas), 4 pertenecían a la Academia Mayor del Cuzco, 2 a la organización peruana ARI, 2 al Instituto Lingüístico de Verano (de triste memoria en Santiago) y un argentino-israelí.  Esta carta tiene por propósito denunciar que el Dr.Klaus Linge, miembro de ARI, invocando la parte resolutiva de esta Mesa que integraba doña Ilda, aduce haber recibido mandato del VIº Congreso organizado por la UNSE, para pedir el apoyo económico de diversos organismos internacionales con fines que de ningún modo resultarán beneficiosos para los santiagueños (ver www.runasimi.net ). Muy por el contrario.  Sin embargo, como dice doña Ilda, los santiagueños son confiados, por eso la gente de Nockaishpa Sapicuna les abrió las puertas a los "hermanos" Pacheco Farfán (Academia Mayor) y Klaus Linge (ARI), a quienes no solamente recibieron con bombos y platillos en Pampa del Infierno, sino que además les ayudarán en su próximo congreso 2004 en Salta.

Jorge R. Alderetes