SACHA POEMITAS DE MARIA SIMA
Sobre una reciente reedición de adivinanzas en quichua santiagueño de Mercedes Palacio

 
Por Atila Karlovich


Alrededor del quichua pasan más cosas de las que se piensa. Pero pasan en secreto o pasan en Buenos Aires. Allá recientemente han sido reeditadas las adivinanzas en quichua y castellano de Mercedes Palacio. Mercedes es santiagueña, maestra, profesora de quichua y especialista en literatura infantil. En sus adivinanzas pareciera condensar lo mejor de lo suyo. Aunque no es quichuista, tuvo una abuela que sí lo era, y si conoció la letra del quichua recién de grande, su música la había mamado desde niña, en su Santiago natal y en los campos de Atamishqui.  
    Convengamos en que para un idioma empobrecido como el dialecto santiagueño, con bajísima tasa de alfabetización en lengua materna y una actividad literaria muy restringida, el aporte de "los de afuera", de los no quichuistas, puede ser vital. Así siempre lo han entendido muchos de los que se ocuparon de esta lengua, y de los curas rimadores que vinieron a evangelizar los campos de Santiago a esta parte ha habido unos cuantos que han intentado expresar ideales, sentimientos y anhelos, con más o menos talento y acierto, en la lengua indígena. A mi manera de ver, lo de Mercedes Palacio es uno de los aportes más valiosos y logrados de esta literatura exógena. 
Los dos pequeños volúmenes, de diseño muy atractivo, ilustrados con sugerentes viñetas procedentes de las culturas aborígenes santiagueñas, traen en total 42 alajitas conceptuales bilingües relacionadas con el monte santiagueño. El punto de partida, desde luego, son las adivinanzas populares quichuas (Imatajj Maria Sima…) y castellanas, cuyo marco conceptual Mercedes nunca abandona. Las suyas como las tradicionales son interrogaciones poéticas, siempre sorprendentes, de lo más cotidiano que circunda al hombre de campo: la tierra, el viento, los animales, sus herramientas. Y así desfilan en estos pequeños poemas el zorro y el garabato, la tacana y la lechuza, lechiguanas, estrellas y bombos legüeros. Lo bueno es que no hay "folklorismo" - en el sentido de apropiación condescendiente del arte popular - sino que se percibe un respeto irrestricto hacia la herencia campesina y al mismo tiempo una voluntad literaria que amplía considerablemente la expresividad de la adivinanza tradicional. A veces hasta se hace sentir cierto coqueteo con el espíritu del haiku japonés.
El conciso quichua de Mercedes es tan correcto como amplio e innovador. Lo que desde luego no significa que no se pueda discutir uno u otro de sus giros y usos. Pero esto no es más que natural en un idioma tan rico en matices como lo es el quichua. Mercedes trata de evitar la  demasía de vocablos castellanos, pero hasta ahí nomás, sin exagerar el purismo y utilizando el castellano con naturalidad y acorde al espíritu del dialecto, no como salida de emergencia, sino como recurso expresivo y literario. Por otra parte no le teme ni a lo arcaico (takiy/cantar)  ni al préstamo de otros dialectos quechuas (qelqay/escribir, qollur en el sentido de estrella) - condimentos que usa con mesura y buen tino. Como corresponde, todos los recursos del idioma están al servicio del quehacer poético. ¿Hace falta una muestra para despertar el apetito? Aquí va.

Gato
gatito
¡gatazo!
¡uy al zarpazo!        
                                                             el puma
Mishi
mishitu
¡mishisapa!
¡uy  sarpasupaj!
                                                                 puma
Con guiños
desde el cielo
alumbran
nuestro suelo
                                                         las estrellas
Llipipiayan
anaj pachamanta
pachanchista
canchancu
                                                        ckollurcuna
Sonando y sonando
y su cuerpo arrastrando
                                           la víbora de cascabel
Uyaricus uyaricuspa
ucun aisaspa
                                                       machajhuay
Luces, luces
lucecitas
no son coches
ni casitas
                                                  las luciérnagas
Canchay canchay
canchitas
mana coches cancu
mana huasispas
                                                          tucu tucus


                                                                                                                                                      .

 

Regresa a Home Page