Header image header image 2  
por Jorge Alderetes .....
  || INICIO ||
   
 
SINTAXIS DEL QUICHUA SANTIAGUEÑO
 
INTRODUCCION
 

 El quechua es una lengua aglutinante en la que la raíz presenta uno o más afijos. Su morfología funciona mediante un único tipo de afijos: los sufijos, es decir, no admite prefijos ni infijos, entendiendo a estos últimos por partículas intercaladas dentro de la raíz. [1 ] La raíz, en consecuencia, es un morfema base mínimo que no puede ser fragmentado.
  El quechua pertenece a las lenguas del tipo SOV; es decir, los constituyentes de la oración siguen preferentemente  el orden sujeto-objeto-verbo (cf. Cerrón Palomino,1987: 289). Se caracteriza por un ordenamiento que se ajusta a la siguiente regla general:

 el elemento modificador precede al modificado.

 Conforme a esta regla, hay ciertos ordenamientos que, en algunos casos, el quichua santiagueño respeta rigurosamente, y en otros altera el patrón regular, debido a las características del proceso  interlenguas quichua-castellano desarrollado en toda la región del Noroeste Argentino (NOA) (cf. Nardi, 1976/1977:139-150).  Veamos algunos casos:

1) Posición del adjetivo respecto del nombre:
 La norma indica que el adjetivo se antepone al nombre, pero en el quichua santiagueño, el ordenamiento se da generalmente de manera inversa: taqo yuraq ‘algarrobo blanco', mayu piña ‘río embravecido'; característica que no es exclusiva de esta variedad dialectal, puesto que también se halla documentada para el dialecto de Catamarca y La Rioja, ya extinguido (cf. Nardi, 1962: 253).

2) Posición del elemento posesor respecto del poseído:
 La norma indica que el elemento posesor debe anteponerse al elemento poseído. Este orden se mantiene inalterado en el quichua santiagueño: Shibap tatan  ‘el padre de Sebastián', kondor wasi  ‘la casa del cóndor'.

3) Posición del verbo auxiliar respecto del verbo principal:
 La norma indica que el verbo auxiliar se pospone al verbo principal pero, debido al fuerte bilingüismo de la región, se registra una libre variación en este ordenamiento.

4) Posición de la oración subordinada respecto de la principal:
 La oración subordinada precede a la principal. En Santiago del Estero se mantiene el mismo orden aunque puede variar por razones de énfasis o por influencia del español.

saykusqa tiyasqarayku  manam llamkanaanichu
no quiero trabajar porque estoy cansado

 

LA ORACION QUECHUA

 Las partes o elementos de la oración quechua son: sujeto (S), verbo (V), objeto (O) y adverbiales (A).  El S es el actor del evento de la oración, el V es la acción principal realizada por el sujeto; el Objeto (o complemento) es el ser, animado o inanimado, al que se refiere o dirige el actor, o al que afecta la acción; y los adverbiales pueden aparecer más de una vez en la oración y proporcionan información adicional acerca del lugar, tiempo, medio, manera, circunstancia, dirección, motivo, condición, etc. en que, o por que, se realiza la acción.  En la estructura de una oración quechua no es necesario que todos los elementos estén siempre presentes. Bajo ciertas circunstancias se observa la supresión de algunos de ellos tales como el A o el S. El elemento que no debe faltar es el V  (ya que es el eje fundamental de la oración quechua) y que opcionalmente puede llevar modificadores nominales o adverbiales. Las frases nominales (FN) cumplen las funciones básicas de sujeto y objeto; las adverbiales (FA) modifican al verbo en sí o a toda la oración.
 En el siguiente ejemplo:

            A              S               O                 V
        kunan     tata_yki     kanka_ta   miku_naa_n
        F.Adv.     F.Nom.       F.Nom.          Verbo
        ahora tu padre tiene deseos de comer asado
puede apreciarse que la primera FN tatayki cumple el rol de sujeto (con marca cero), la segunda FN  kankata  ejerce la función de objeto (con la marca _ta  del caso acusativo); la frase adverbial modifica el verbo, estableciendo la relación  espacio-temporal donde tiene lugar la acción desarrollada por el sujeto.
 Nótese que el mensaje proporcionado por la oración anterior podría emitirse (si se contara con un contexto apropiado) con sólo la forma verbal, es decir, mikunaan   ‘tiene deseos de comer (asado)'. Se ve entonces que la palabra básica de la oración es el verbo.

 La oración quechua puede clasificarse en tres grandes tipos: a) de acuerdo con su estructura puede ser simple o compuesta, b) según la naturaleza del verbo puede ser transitiva, intransitiva o copulativa;  y c) en relación con la actitud del hablante respecto de su enunciado, podrá ser declarativa, interrogativa o imperativa.
 

ORACIONES SIMPLES Y COMPUESTAS

 De acuerdo con su grado de complejidad estructural, las oraciones quechuas en general pueden ser simples o compuestas. Son simples aquellas que contienen un solo verbo y que no presentan formas nominalizadas complejas de verbos, como lo muestran los siguientes ejemplos:

 yakuta mana upyanaani no quiero beber agua
 payqa sumaq wasit apin el tiene una linda casa
 paykuna yanasusniy kanku ellos son mis amigos

 

   Las oraciones compuestas o complejas son las que portan más de un verbo. La siguiente es un ejemplo de oración compleja:   

 payqa sumaq puñora  noqá  maa aterani
                        Verbo                    Verbo
     él durmió bien pero yo no pude

 Sin embargo, nótese que en las dos oraciones que presentaremos a continuación,  el verbo copulativo kay  ‘ser' tiene una función auxiliar, son por lo tanto, oraciones simples con verbos complejos y no debe confundírselas con oraciones complejas:
 

  pay  llamkasa  kara  él había trabajado
  chakian bolyakoq  kara  solía volver a pie
 

 

ORACIONES SEGUN LA NATURALEZA DEL VERBO

 De acuerdo con la naturaleza del verbo, las oraciones pueden ser copulativas, intransitivas o transitivas. Las oraciones copulativas se construyen con el verbo copulativo. Las intransitivas son aquellas que presentan  verbos que no admiten objeto,  y las transitivas son aquellas que exigen complemento directo.

ORACIONES COPULATIVAS
 Se forman en su mayoría con el verbo kay  con el significado de ‘ser'  y  ‘haber'. En los otros dialectos, el verbo kay como cópula, se omite obligatoriamente en la 3ª persona singular del presente; en cambio, en la variedad santiagueña no se omite en ninguna de las personas:

ñan suni kan     el camino es largo

 En los otros dialectos el verbo kay  se emplea como impersonal mientras que en el quichua santiagueño se utiliza  tiyay.

aycha tiyan      hay carne
 

ORACIONES INTRANSITIVAS
 Son aquellas formadas con verbos intransitivos (o destransitivizados mediante sufijos como _ya  ‘transformativo', _lli  ‘contaminativo', _ku  ‘mediopasivo') que no admiten objeto, o sea, que no llevan una FN marcada con el sufijo _ta  ‘acusativo'.  Según la subclase de verbo intransitivo que interviene, se tienen distintos subtipos de oraciones intransitivas.

a) Intransitivas unipersonales:
 Se caracterizan por no admitir sujeto. El verbo está flexionado para la 3ª persona singular y por lo general, hace referencia a fenómenos climáticos o de la naturaleza. Un ejemplo clásico es el verbo paray  ‘llover':

parachkan    está lloviendo

 Otros verbos usados en esta clase de oraciones son: wayray ‘soplar el viento', sisayay ‘florecer', qasay ‘helar', llipipiy ‘brillar', rupay ‘hacer calor'.

b) Intransitivas direccionales:
 Este subtipo de oraciones ocurre con los verbos intransitivos de movimiento, tales como: riy  ‘ir', amuy  ‘venir', yaykuy  ‘entrar', bolyakuy  ‘regresar', etc. y se denominan así porque el adverbial se marca con un sufijo direccional. Si el adverbio expresa un lugar como meta del movimiento, se marca con _man ‘ilativo', pero si expresa la trayectoria del movimiento, se marca con _ta   ‘acusativo'.
 Por ejemplo, en oraciones como:

  ñanta rerani ‘fui por el camino' 
  mayuta chimpara ‘cruzó por el río' 

se observa el empleo de _ta  en su función direccional (señala la trayectoria del movimiento).

c) Intransitivas no direccionales:
 Este subtipo ocurre con los verbos intransitivos que no son de movimiento, tales como puñuy  ‘dormir', wañuy  ‘morir' , wiñay  ‘crecer', miray  ‘reproducirse', yachakuy   ‘acostumbrarse', kusikuy  ‘alegrar(se)', etc.

d) Intransitivas existenciales:
 Se forman en su mayoría con el verbo tiyay  ‘estar, haber, tener'. Por ejemplo:

 

  achka yaku tiyan hay bastante agua
  achka qaris tiyara había muchos hombres 
  llamkanay tiyan tengo que trabajar
 

ORACIONES TRANSITIVAS
 Se forman con los verbos transitivos, que constituyen la mayoría de los verbos quichuas y cuyo objeto, por lo general, es señalado por el sufijo _ta ; también pueden formarse con verbos transitivizados (por ejemplo, mediante el sufijo _chi   ‘causativo').  En este tipo de oración, el objeto (O) puede ser directo o indirecto y toma los sufijos de caso correspondientes según los subtipos que se indican más abajo. Las oraciones transitivivas pueden ser: unitransitivas, ditransitivas y unipersonales.

a) Unitransitivas:
 Este subtipo se distingue por tener un solo objeto  que se marca con el sufijo _ta  ‘acusativo'. Son ejemplos de éstos: mikuy  ‘comer', qaay  ‘ver', munay  ‘querer', qonqay  ‘olvidar', etc.
 

 qapya sarata tarpuchkan está sembrando maíz (de la variedad capia) 
 qayna tantata ranterani ayer compré pan
 chay qarita qaani veo a ese hombre 

 

   En los ejemplos citados, la frase nominal en negrita y marcada con _ta  señala el objeto directo del verbo.   

b) Ditransitivas:
 Se forman con los llamados verbos ditransitivos, que pertenecen a un grupo menos numeroso de verbos que admiten más de un objeto. Estos exigen, además del objeto directo, un objeto indirecto también marcado por _ta .  Entre éstos se encuentran: qoy  ‘dar', apay  ‘llevar', yachachiy  ‘enseñar' y los llamados verbos de comunicación:  willay  ‘avisar, relatar' , niy  ‘decir', tapuy ‘preguntar'.

    qaynam tatan_ta tanta_ta  qora      le dio pan a su padre ayer
                     OI         OD

    chay_ta_m  tatan_ta  willara           eso le contó a su padre     [2] 
         OD              OI

  Sin que constituya una regla fija, el orden normal de ocurrencia del objeto indirecto es que preceda al directo. Nótese además, que en una oración como   pay_ta_m  nera    ‘se lo dijo (a él)', la frase nominal marcada con _ta  señala el objeto indirecto y no el OD, pues lo que se está omitiendo es el contenido de lo que se dijo (OD).
 Finalmente, cabe señalar que no necesariamente las oraciones transitivas usan _ta  para marcar el OD, ya que cuando los objetos tanto directo como indirecto son animados y corresponden a la primera o segunda persona, la frase nominal en el caso _ta   puede ser ‘incorporada' dentro del verbo. Así, en las oraciones siguientes:

 

  qaa_wa_nki (tú) me ves
  chay_ta  willa_so_ra_nki  eso te  dijo (a tí) 

 

los sufijos _wa  y  _su  son los objetos incorporados que emergen previa copia de sus frase nominales respectivas en el caso _ta , o sea:

noqa_ta  qaa_wa_nki
chay_ta  qam_ta  willa_so_ra_nki

 Estas oraciones son idénticas a las del párrafo anterior pero resultan más enfáticas. Una vez “copiado” el objeto pueden suprimirse las frases  nominales marcadas con _ta   explícitas. Del mismo modo, en una oración como qaakuni  ‘me veo', el mediopasivo _ku  es una réplica de la frase nominal objeto, en este caso correferente con quien ejerce la acción de ver: noqa_ta qaa_ku_ni  ‘me veo a mí  mismo'.

c) Transitivas unipersonales:
 Se caracterizan por tener el sujeto de 3ª persona singular que está siempre indicado por el sufijo de flexión verbal _n de la 3ª persona. El objeto es directo y si está de manera explícita se marca con el acusativo _ta.

  chakarerata  gustaan me gusta la chacarera 
  umay nanaan   me duele la cabeza
 

 

ORACIONES SEGUN SU MODALIDAD

 Teniendo en cuenta la actitud del hablante respecto de su enunciado, las oraciones pueden ser de tres tipos: declarativas, interrogativas o imperativas.

ORACIONES DECLARATIVAS
 Son las que afirman o niegan la predicación. Las oraciones negativas se forman anteponiendo la partícula negativa mana  a la parte de la oración que se quiere negar. Opcionalmente se añade el enclítico _chu al elemento negado. En el quichua santiagueño, la presencia de mana  es obligatoria, no así la del enclítico _chu , que puede  adicionarse por razones de énfasis.

mana yachani no sé
mana yachanichu no, no sé
mana yakuta munanichu no quiero agua
 
Cuando está presente el validador _mi  se hace necesaria también la presencia de _chu  y en este caso se obtiene una negación más terminante.
 
manam amonqachu       no vendrá

 En los ejemplos citados, la negación abarca toda la oración; en este caso   _chu   aparece ligado al verbo y  mana   precede generalmente a toda la oración, aunque puede colocarse también inmediatamente delante de aquél, resultando en una negación más rotunda.

yakuta manam munanichu

  Cuando se desea restringir  el ámbito de la negación  y focalizarla sobre un determinado elemento, entonces debe agregarse _chu  a dicho elemento:

 manam syertochu kan no es cierto
 mana yakutachu munani no es agua lo que quiero

aquí la negación tiene un ámbito menor, pues no se está negando la acción del verbo, sino el constituyente señalado por _chu .

 El negador mana  suele sincoparse en  maa :

maa risaqchu no iré
maa mikunaanichu no quiero comer
maa wasinta reqseranichu no he conocido su casa
  

 En el caso de las oraciones subordinadas pueden presentarse las siguientes alternativas:   

a) que sólo se desee negar la cláusula subordinada, en este caso sólo está permitida la presencia de la partícula mana :

mana amuyta atipteyqa  willasqayki    te avisaré si no puedo ir
noqa piñakusaq  mana puñuptiykeqa   si no duermes me enojaré 

b) si lo que se desea es negar la cláusula principal, en tal caso hay que emplear mana  y  _chu :

upyanantan manam munanichu     no quiero que tome

c) si se desea negar simultáneamente ambas cláusulas, la principal recibe _chu   y mana  seguido del validador  _mi  y  la secundaria solamente mana :

mana amuptykeqa manam  pagarasqaykichu
si no vienes, no te pagaré
qollqeta mana kaaspaqa manam llamkankichu
si no ves el dinero, no trabajas

 Finalmente,  cabe señalar que  para negar las oraciones imperativas se  utiliza otra   partícula negativa:   ama    que tiene sentido prohibitivo y que exige la presencia de   _chu    sufijado únicamente al verbo:

ama rimaychu        no hables
  ama  qonqaychu     no  olvides
 
 

 (Sigue en Página 2 )
 
Inicio       Página 1       Página 2       Página 3       Página 4      Página 5

volver

Copyright by Jorge Alderetes 1997                                                         
Dirección Nacional del Derecho de Autor Registro Nº321854


  Inicio
 
 
 
 
 
 
 
 
 



[1] Es común la confusión de sufijos que siguen a otros sufijos, con infijos, pero adviértase que estos últimos no siguen a una raíz sino que se hallan dentro de la raíz, lo cual no está permitido en el quechua.   (regresa a Texto Principal) 
 
[2] En las zonas rurales del NOA es frecuente el uso del verbo ‘avisar' con el sentido de ‘contar, decir, relatar'.  (regresa a Texto Principal)