EL QUICHUA DE SANTIAGO DEL ESTERO

Jorge R. Alderetes

REGLAS PRACTICAS

 En este texto, todas las voces quichuas y los préstamos que hayan sido asimilados plenamente por el quichua santiagueño (por ejemplo: uyariy ‘oir' , kasarakuy ‘casarse', kriyiy ‘creer', añatuya ‘zorrino', simból ‘un árbol', etc.) serán transcriptos mediante el alfabeto quichua del Cuadro Nº 5   y utilizando la variedad tipográfica denominada itálica. Además, se adoptan las siguientes convenciones:
1) Los elementos de las raíces compuestas se escribirán juntos únicamente cuando la suma de sus significados se haya fusionado para dar lugar a una nueva idea, salvo que se produjera un encuentro vocálico no permitido,  y también en aquellos casos en que el uso haya determinado que sus elementos estén completamente soldados, como ocurre en Pachamama ‘Madre Tierra' y en los topónimos.  Se escribirán separados mediante un guión, cuando la fusión no sea total como por ejemplo en runa-uturungu  ‘hombre tigre';  en compuestos como qayna-chayna  ‘ayer', o cuando se produzcan encuentros vocálicos como en rumi-ampatu  ‘tortuga'. Las raíces duplicadas como por ejemplo: chayna-chayna  ‘más o menos', también serán escritas entre guiones.
2) En las expresiones interrogativas el signo de apertura  (¿) es optativo, en tanto que el signo de cierre (?) es obligatorio.
3) En los imperativos y exclamaciones se utilizarán ambos signos de admiración cuando el contexto lo exija, en caso contrario, se usará únicamente el signo de cierre (!).
4) Para las citas literales dentro del texto quechua se utilizarán comillas (") o guiones (-) únicamente cuando sea necesario dar énfasis a una determinada frase.
5) El fonema vibrante múltiple se encuentra en préstamos del español y únicamente en cuatro voces quichuas en posición inicial de palabra (rruwa, rrokoko, rron-rron, rraku ). Salvo en los cuatro casos mencionados, este fonema será transcripto mediante el dígrafo rr sólo cuando aparezca en posición intervocálica y mediante r en hispanismos en posición inicial de palabra.
6) Cuando las secuencias iy  y uw  se encuentran en posición interior de palabra, en el lenguaje rápido se produce la caída de la y  y de la  w , respectivamente, pero en la escritura se mantendrán las formas originales, por ejemplo: ruway ‘hacer', tiyay ‘estar'.

LA NORMALIZACION DE LA LENGUA

 Según nuestro criterio, el problema de la normalización del quichua (alfabeto, ortografía, préstamos, reglas gramaticales, etc.) en una variedad dialectal como la santiagueña, aislada en una región bilingüe y con un constante empobrecimiento lexical, pasa fundamentalmente por resolver el tratamiento que debe darse a los préstamos del español, numerosísimos por cierto.  La solución de fondo sea tal vez, la refonologización total de los préstamos de acuerdo con las características fonético-fonológicas del quichua; y escribir los vocablos del mismo modo en que se escribe en los dialectos más afines, aunque se pronuncie a la usanza santiagueña.
 A pesar que compartimos plenamente el criterio de Cerrón-Palomino de que los préstamos de otras lenguas, especialmente del español, no debieran escribirse siguiendo los cánones de la ortografía de la lengua dadora, por el peligro de una asimilación a corto plazo, nos vemos obligados a no respetar rigurosamente tan acertada opinión en razón de que el único texto de lectura con que se cuenta en la actualidad para esta variedad dialectal es una obra de D.A.Bravo escrita hace casi treinta años, el “Estado actual del quichua santiagueño”.  Por ello, la decisión de escribir e  y o  en sustitución de i  y u , en determinados contextos, es una relación de compromiso entre una grafía acorde al ideal de la unificación ortográfica de la lengua y una escritura que permita reducir drásticamente la barrera que impone la “signografía” en uso en los centros de estudio de Santiago del Estero.
 Pero el problema no  es únicamente lingüístico: las cátedras y escuelas dependientes de la UNSE utilizan material bibliográfico de mediados de siglo, convirtiéndose alumnos y profesores en el obligado eco de arcaicos conceptos. El folklorismo barato, el exarcebado regionalismo y el coloniaje cultural imperante en algunas instituciones, provoca situaciones en apariencia contradictorias, ya que por un lado se promueve una política de aislacionismo respecto de los demás dialectos  quechuas y por el otro se facilita el accionar de entes como el Instituto Lingüístico de Verano, cuya presencia en Santiago provocaría que once Diputados de la Nación presentaran un Proyecto de Resolución con un “pedido de informes al Poder Ejecutivo sobre las actividades del ILV/WBT en todo el territorio nacional y específicamente en la provincia de Santiago del Estero (3.403-D-87 Relaciones Exteriores y Culto y Educación)”. [5]
 En los hechos todo apunta a asegurar que Santiago efectivamente sea una “isla lingüística”, un “reducto idiomático”. Estos y otros aspectos extra-lingüísticos condicionan fuertemente la solución al problema de la normalización de la lengua.

CAMBIOS FONOLOGICOS RESPECTO DEL PROTOQUECHUA

 Los cambios fonólogicos respecto del Protoquechua se dividen en dos grandes grupos: a) cambios internos por evolución propia de la lengua, b) cambios externos por influencia de otras lenguas.
 De acuerdo con la clasificación propuesta por Cerrón Palomino (1987:154), los cambios internos pueden ser por fusión, supresión, sustitución y debilitamiento. Los cambios externos se deben a la influencia del sustrato y por acción del superestrato. El asterisco  *  delante de un lexema identifica la forma originaria.

FUSION

 Caracteriza a este grupo de cambios la fusión de un protofonema */x/ con otro protofonema */y/.  El resultado más extremo de un cambio por fusión, es la pérdida de una oposición en la protolengua, generando como consecuencia  la aparición de lexemas homófonos, es decir voces que tienen una misma pronunciación pero diferente significado.
 En el quichua santiagueño se presentan los siguientes casos:

Deretroflexión de la africada palatal retroflexa */ĉ /
 Como consecuencia de la pérdida de la retroflexión de */ĉ / para confundirse con la africada palatal */č/, voces como */ĉaki/  ‘pie' y */čaki/  ‘seco' se confundieron en una misma pronunciación, es decir /čaki/.

Depalatalización de la sibilante palatal sorda */š/
 Como consecuencia de la depalatalización de */š/ se produce la fusión de la sibilante */s/ con  */s/.

Depalatalización de */ñ/
 La pérdida del rasgo palatal de */ñ/ o sea su igualación con */n/ es un fenómeno esporádico en el quichua santiagueño. Se lo observa en voces tales como:

*/ñiy/ 
*/ñuqa/ 
*/qusñi/ 
*/ña/



/niy/ 
/noqa/ 
/qosni/ 
/na/
   [niy] 
   [noqa] 
   [qosni] 
   [na]
niy 
noqa 
qosni 
na
‘decir' 
‘yo' 
‘humo' 
‘ya'
 

SUPRESION

 La versión más radical de este tipo de cambio es la eliminación total de un fonema, sin dejar prácticamente rastro alguno de su presencia. Ello trae como consecuencia cambios drásticos en la fonología particular de los dialectos en cuestión, eliminando oposiciones y propiciando el surgimiento de lexemas homófonos. En otros casos, sin embargo, la supresión es parcial, localizable en un contexto.

Eliminación de */h/
 El protoquechua habría poseído una aspirada glotal, ocurriendo fundamentalmente en posición inicial de palabra, que fue eliminada en algunos dialectos, entre ellos, el quichua santiagueño.
 

*/hapiy/ 
*/hatun/ 
*/hampiy/ 
*/hamuy/  
*/haykap/ 
*/hatariy/





/apiy/ 
/atun/ 
/ampiy/ 
/amuy/ 
/aykap/ 
/atariy/
      [apiy] 
      [atuŋ] 
      [ampiy] 
      [amuy] 
      [aykap] 
      [atariy]
apiy 
atun 
ampiy 
amuy 
aykap 
atariy
‘agarrar' 
‘grande' 
‘curar' 
‘venir' 
‘cuánto' 
‘levantarse'
 


  Cabe señalar que en la variedad santiagueña hay tres casos en que /h/ aparece en posición intervocálica. Uno de ellos es una voz quichua: /muhu/ muhu ‘semilla',  otro una onomatopeya: /uhu/ uhuy  ‘toser' y el tercero un préstamo: /wahalu/ wahalu ‘una variedad de hormiga'.

Elisión de las semiconsonantes  /w/  y   /y/
 a) El quichua santiagueño es el único dialecto quechua que presenta la elisión de la semiconsonante /w/, la cual se produce únicamente en posición intervocálica y en determinadas circunstancias. Por ejemplo, entre vocales idénticas, la caída de la /w/ se produce siempre:
 

*/awa/ 
*/away/ 
*/astawan/ 
*/čaway/ 
*/paway/ 
*/qaway/ 
*/čawa/ 
*/tawana/ 
*/čewey/ 
*/qiwiy/
   > 
   > 
   > 
   > 
   > 
   > 
   > 
   > 
   > 
   > 
/aa/ 
/aay/ 
/astaan/ 
/čaay/ 
/paay/ 
/qaay/ 
/čaa/ 
/taana/ 
/čeey/ 
/qiiy/ 
      [aa] 
      [aay] 
      [astaan] 
      [čaay] 
      [paay] 
      [qaay] 
      [čaa] 
      [taana] 
      [čeey] 
      [qiiy]
  aa 
  aay 
  astaan 
  chaay 
  paay 
  qaay 
  chaa 
  taana 
  cheey 
  qiiy
  ‘afuera' 
  ‘tejer' 
  ‘mas' 
  ‘ordeñar' 
  ‘volar' 
  ‘ver’ 
  ‘crudo' 
  ‘bastón' 
  ‘exprimir' 
  ‘torcer'

La caída de la  /w/  también se produce en préstamos del español:

 Como resultado de la supresión se produce un encuentro vocálico   que, cuando las vocales son bajas e iguales, pueden contraerse en una sola   larga evitando la violación de la regla fonotáctica quechua   que prohíbe la secuencia de segmentos vocálicos:

 

*/yawar/ 
*/tawa/ 
*/wawa/
[yawar] 
[tawa] 
[wawa]
   > 
   > 
   > 
[yaar] 
[taa] 
[waa]
  > 
  > 
  > 
[ya:r] 
[ta:] 
[wa:]
yaar 
taa 
waa
‘sangre' 
‘cuatro' 
‘hijo'
 

Cuando las vocales son distintas, la /w/  se mantiene si la segunda vocal es /i/ :

pero en los casos restantes se produce la caída de la /w/, dando lugar al encuentro de vocales:

/ruway/  [ruway]   >   [ruay]   ruway ‘hacer'
/suway/  [suwa]    >   [sua]     suwa   ‘ladrón'

Debido a este fenómeno, el sufijo transicional  _wa  (marca de 1ª persona objeto singular) y el sufijo instrumental  _wan , se realizan _a   y  _an  respectivamente, en la mayoría de los casos, reapareciendo con su forma originaria según el hablante (edad, región, etc.) y en situaciones donde su uso es obligatorio como en: /qaaway/ qaaway  ‘mírame'.

b) La elisión de la semiconsonante */y/ es un cambio que se registra también en otros dialectos quechuas. El quichua santiagueño elimina la /y/ en la secuencia *aya   y también entre /i/ y otra vocal:

      En el caso del sufijo desiderativo _naya , la eliminación de /y/ no es terminante, ya que en algunos hablantes se registra [puñunayani], y en otros [puñuna:ni] ‘tengo deseos de dormir'.

 

SUSTITUCION

 Corresponde a esta categoría una serie de cambios que dan por resultado ya sea la aparición de segmentos desconocidos por la protolengua o, también, la readmisión de fonemas parecidos a aquellos otros perdidos a raíz de procesos de supresión.

Delateralización de la palatal lateral sonora */ll/
 El fonema */ll/ del protoquechua  (lateral palatal sonoro) cambia a  /z/  (fricativo palatoalveolar sonoro, como la  /ll/ y la /y/ porteñas). En este rasgo el santiagueño se halla acompañado por dialectos del QII-A del Perú y del QII-B del N de Perú y de Ecuador.

*/lluqsiy/ 
*/tullu/ 
*/ayllu/ 
*/lloqe/ 
*/allpa/ 
*/allqu/





/lloqsiy/ 
/tullu/ 
/ayllu/ 
/lloqe/ 
/allpa/ 
/allqo/
[žosiy] 
[tužu] 
[ayžu] 
[žoqe] 
[ažpa] 
[ažqo]
lloqsiy 
tullu 
ayllu 
lloqe 
allpa 
allqo
‘salir' 
‘hueso' 
‘familia' 
‘izquierda' 
‘tierra' 
‘perro'

 
En algunas hablas locales, a su vez se produce el ensordecimiento de la sonora  /ž/ que pasa a   /š/ ante consonante sorda:

De acuerdo con las investigaciones realizadas por Ferreyra (1990: 12),  hay registros de una realización [yž] del fonema /ll/ en el norte de la provincia de Santiago del Estero  (Dpto. Figueroa, suroeste del Dpto.Moreno): [atažpa] > [atayžpa] , lo cual vendría a marcar diferencias subdialectales en el quichua santiagueño.

Depalatalización de la lateral palatal sonora */ll/
 La lateral palatal sonora */ll/ del protoquechua se convierte en /l/ en algunas voces:

También el sufijo de diminutivo _lla  sufre este cambio: urpila ‘paloma', bidala ‘una canción'.

Lateralización de la vibrante simple */r/
 Este protofonema tiende a mantenerse como vibrante simple en la mayoría de los dialectos sobre todo en posición inicial de sílaba. En el quichua santiagueño en algunos casos se lateraliza en /l/:

DEBILITAMIENTO

 En esta sección se agrupan cambios que tienen por común denominador el desgaste sufrido por ciertos segmentos, algunos de los cuales, debido a la intensificación del proceso involucrado, pueden incluso desparecer generando, como en los casos anteriores, reestructuraciones en el componente fonológico de los dialectos afectados. En el quichua santiagueño se presentan casos de sonorización y  espirantización.

Sonorización de las oclusivas sordas
 La sonorización de las oclusivas se da en contextos restringidos como se verá a continuación:

a) la oclusiva velar sorda /k/ cambia a oclusiva velar sonora /g/ tras la consonante nasal /n/ en algunos lexemas, como por ejemplo:

/uturunku/ 
/purunku/ 
/añanku/ 
/pinkullu/ 
/pisinka/
[uturuŋku] 
[puruŋku] 
[añaŋku] 
[piŋkužu] 
[pisiŋka]




[uturuŋgu] 
[puruŋgu] 
[añaŋgo] 
[piŋgužu] 
[pisiŋga]
uturungu 
porongo 
añango 
pingullu 
pishinga
‘tigre' 
‘variedad de calabaza' 
‘zorrino' 
‘ocarina' 
‘variedad de maíz'
 

  No se trata de un fenómeno generalizado ya que esta sonorización   no se dá en todos los hablantes. Además, pueden ofrecerse numerosos   ejemplos de lexemas que no registran sonoridad en un mismo contexto: /kunka/   [kuŋka] ‘cuello', /punku/ [puŋku] ‘puerta',etc.
 

b) la oclusiva postvelar sorda /q/ deviene /g/ después de la nasal /n/ en un único caso:

c) la oclusiva alveolar sorda  /t/  cambia a oclusiva alveolar sonora  /d/  en comienzo de palabra: Espirantización
 En algunas hablas locales se produce un cambio que Nardi (1987:15) explica por economía del esfuerzo. Las oclusivas (incluyendo la modalidad africada) se erosionan convirtiéndose en fricativas en final de sílaba. La espirantización de las oclusivas */k,q/  la encontramos en voces tales como:

 

/čukču/ 
/pukyu/ 
/suk/ 
/taqsay/ 
/sumaq/ 
/waqlliy/





[čuxču] 
[puxyu] 
[sux] 
[tasay] 
[suma
[wažiy]
chukchu 
pukyu 
suk 
taqsay 
sumaq 
waqlliy
‘temblor corporal' 
‘manantial' 
‘uno' 
‘lavar (ropa)' 
‘hermoso' 
‘descomponer'
   
 

Otra consonante que ha sido objeto de semejante desgaste es la africada */č/ que en algunos idiolectos se espirantiza en voces tales como:

 
/kička/ 
/pučkay/ 
/ačka/ 
/učpa/ 
/wičqay/




[kiška] 
[puškay] 
[aška] 
[ušpa] 
[wišqay]
kichka 
puchkay 
achka 
uchpa 
wichqay
‘espina' 
‘hilar' 
‘mucho' 
‘ceniza' 
‘cerrar'
 
 
 

DIFERENCIAS FONOLOGICAS CON EL CUZQUEÑO-BOLIVIANO

 Entre el quechua cuzqueño-boliviano y la variedad santiagueña existen algunas diferencias fonológicas que son importantes de señalar por cuanto guardan una relación indirecta con la discusión acerca del probable origen del quichua santiagueño.

a) En cuzqueño-boliviano la  */s/  inicial del protoquechua  pasa a  /h/  pero en santiagueño se mantiene en algunas voces:

b)  Inexistencia de la oposición entre tres tipos de consonantes oclusivas iniciales de sílaba: simple, glotalizada y aspirada. Tal rasgo existe en el cuzqueño-boliviano. Por ejemplo, en éste tanta  es ‘junta,reunión'; t'anta  es ‘pan';  thanta  es ‘harapo'. En santiagueño, tanta  significa ‘reunión, junta' y ‘pan'. En cuzqueño-boliviano p'uku es ‘plato,taza'; phuku  es ‘soplo'; en santiagueño puku  es ‘plato' y ‘soplo'. En cuzqueño-boliviano pacha  es ‘tiempo, lugar' y p'acha  es ‘ropa'; en santiagueño pacha  es ‘tiempo' y  pachas  es ‘ropas'.

 Como se sabe, la asimilación de la aspiración y la glotalización en el quechua cuzqueño según Torero (cf.Cerrón-Palomino 1987:120) se produce a fines del siglo XV o principios del XVI, es decir, antes de la invasión de Diego de Rojas al Noroeste Argentino (1543). En conse- cuencia, el quichua santiagueño debió conocer estos rasgos; sin embargo, a pesar de que el quichua tuvo un amplio predominio sobre el español hasta el siglo XVII (al punto que el Obispo Maldonado, en 1635 solicitara al Rey de España  la prohibición del quichua porque “hasta los españoles lo hablaban olvidando la propia”), en la variedad santiagueña no quedó ninguna evidencia de dichos rasgos.  El quichua fue prohibido recién en 1770 por Carlos III, pero esta disposición se haría efectiva mucho tiempo después.

 Se ha argumentado que el quichua santiagueño, por un proceso de evolución, habría perdido la aspiración y la glotalización, pero el razonamiento también puede hacerse de otra manera: el quichua santiagueño no perdió esos rasgos; en realidad nunca los tuvo, porque su origen es prehispánico. Si Santiago hubiese incorporado dichos rasgos y, teniendo en cuenta el absoluto predominio del quichua sobre el español, al menos hasta el siglo XVIII, habría voces con aspiración y glotalización. Recuérdese la minoría demográfica española que refleja el censo de 1778 (v. Capítulo I ) y el escasísimo número de sacerdotes cuya acción evangelizadora en quechua cuzqueño no pudo tener ningún efecto masivo.

 Es importante señalar, además, que el dialecto de Catamarca y La Rioja, emparentado con el santiagueño y extinguido a comienzos del siglo XX, tampoco conoció estos tres tipos de consonantes oclusivas, según se desprende de documentos de fines del siglo XIX (cf. Lafone Quevedo [1898] 1927).
 

 CUADRO Nº 5:  REPRESENTACION GRAFICA DEL QUICHUA SANTIAGUEÑO
Modos
Oclusivas
Fricativas
Nasales
Lateral
Vibrantes
Semicon-
sonantes
Pto.de Artic.
Sordas
Sonoras
Sordas
Sonoras
 ..
 
Simple
Múltiple
Bilabial
 p
punku
puerta
b
burru
burro
 
 
 m
mayu
río
 
 
 
w
willa
liebre
Labiodental
 
 
 f
qeshifra
pestaña
 
 
 
 
 
 
Alveolar
 t
tanta
pan
 d
dominiku
picaflor
 s
sapi
raíz
 
 n
nina
fuego
 l
likra
ala
 r
rumi
piedra
 rr
rraku
grueso
 
Palatal
 ch
chaki
pie
 
 sh
shishi
hormiga
 ll
llantu
sombra
 ñ
ñawi
ojo
 
 
 y
yaku
agua
Velar
 k
killa
luna
g
nigri
oreja
h
qomereho
lagarto
 
 
 
 
 
 
Postvelar
q
qara
cuero
. .
gg
ochoggo
un ave
. . . .. .
 b, d, g, f, h  y rr  aparecen en préstamos del español y del sustrato, y excepcionalmente en algunas palabras quichuas (qeshifra, nigri, etc.)
 
 
 
CUADRO Nº 6:  PANALFABETO QUECHUA
A - a AA - aa CH - ch CHH - chh CH' - ch' TS - ts
a
aa
cha
chha
ch'a
tsa
TR - tr H - h I - i II - ii K - k KH - kh
tra ha i ii ka kha
K' - k' L  - l LL - ll M - m N - n Ñ - ñ
k'a
la
lla
ma
na
ña
P - p
PH - ph
P' - p'
Q - q
QH - qh
Q' - q'
pa
pha
p'a
qa
qha
q'a
R - r
S - s
SH - sh
T - t
TH - th
T' - t'
ra
sa
sha
ta
tha
t'a
U - u
UU - uu
W - w
Y - y
. .
u
uu
wa
ya
. .
 

Nota: del conjunto de grafías, cuya nomenclatura aparece al pie de cada una de ellas, solamente aquellas que están resaltadas con negrita corresponden al dialecto santiagueño.  Además deben agregarse las vocales medias < e,o > y las consonantes < b,d,g > , < f,gg > y < rr > para la escritura de los préstamos del español y de las lenguas de sustrato.
 
 
 

 (Vuelve a Página 2 )
 
Home Page            Página 1        Página 2        Página 3


Copyright by Jorge Alderetes 1997                                                   e-mail:  info@adilq.com.ar
 Dirección Nacional del Derecho de Autor Registro Nº321854
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



 [5] El Trámite Parlamentario Nº217 del 14 de Abril de 1988 de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, en sus consideraciones finales expresa: “El acercamiento de los misioneros del ILV y su dedicación está dirigido sobre todo al Alero Quichua Santiagueño y a la Universidad de Santiago del Estero, para pasar luego al interior de la provincia, y a Tucumán, Salta y otras futuras. Frente a esta situación, denunciamos las incursiones de este organismo colonialista que viene a trabajar políticamente a través del escudo religioso, mediante las lenguas aborígenes o cualquier función antropológica o cultural, para seguir devastando la identidad del pueblo argentino, sea en sus comunidades o con la población del interior del país, a fin de que desde el terreno académico e intelectual se impida la celebración de convenios que otorguen libertad de actuar a instituciones tan nefastas como el Instituto Lingüístico de Verano, sobre lo más preciado de la cultura popular: las lenguas autóctonas. En definitiva, repudiamos las actividades y permanencia de este brazo de dominación imperialista y solicitamos que vistos sus oscuros antecedentes, se realicen las investigaciones correspondientes y se tomen las medidas del caso”. Firmado: Raúl O.Rabanaque, José P.Aramburu, Miguel P. Monserrat, Gaspar B. Orieta, Luis A. Manrique, Luis R. Giacosa, Irma Roy, Carlos G. Freytes, Carlos Adamo, Juan Rodrigo, Alberto Aramouri. (regresa a Texto Principal)