EL QUICHUA DE SANTIAGO DEL ESTERO

FONOLOGIA DEL QUICHUA SANTIAGUEÑO

Jorge R. Alderetes

 

  INTRODUCCION
 En este capítulo se tratará acerca de la fonología   del dialecto santiagueño. Primero se describirán las características   de los sistemas consonántico y vocálico, después se hará   una breve referencia al patrón silábico y al régimen   acentual, para luego discutir detalles de la ortografía práctica   que se utilizará en el transcurso del presente libro.  Finalmente,   se mencionarán algunos de los rasgos que diferencian el quichua santiagueño   del protoquechua y del dialecto cuzqueño-boliviano. [1] 
 
FONEMAS DEL QUICHUA SANTIAGUEÑO
 

 En líneas generales el sistema fonológico del quichua santiagueño no es muy complejo. Comprende un total de veinticinco fonemas segmentales, de los cuales veinte son consonantes (v. Cuadro Nº3 ) y cinco son vocales (v. Cuadro Nº4).  Las vocales comprenden: dos vocales altas  /i, u/, dos medias  /e,o/ y una baja /a/.
 Cuando se excluyen los fonemas que únicamente ocurren en palabras prestadas del español y de otras lenguas indígenas, el número de consonantes se reduce a quince y se agrupan en la siguiente forma: cinco oclusivas sordas simples  /p,t,č ,k,q /; dos fricativas sordas /s,š /;  tres nasales sonoras /m, n, ñ /; dos laterales sonoras /l, ll /; una vibrante sonora /r/; y dos semiconsonantes sonoras /w,y/.
 

 CUADRO Nº3
SISTEMA FONOLOGICO CONSONANTE
DEL QUICHUA SANTIAGUEÑO
 
.  Bilabial Labiodental  Alveolar    Palatal    Velar   Postvelar

      Sordas
 Oclusivas 
      Sonoras

p
 
 

 

(b)
.
t
 
 

 

(d)
č  
 
 

 
 

 
 

 

(g)
 
 
 

 

      Sordas
 Fricativas 
      Sonoras

.
(f)
 
 
 

 
 

 
 

 

 

š  
 

  
 ž
(h)
 
 

 

 

.

 

(G)

 Nasales 

m
 
.
n
 
ñ
 
. .
 Laterales 

. .
l
 
 
. .
      Simple
 Vibrante 
      Multiple

. .
 

 

ř
 
. . .
 Semiconsonates 

w
 
. .
y
 
. .
 

 
CUADRO Nº4
SISTEMA VOCALICO DEL QUICHUA SANTIAGUEÑO
.
Anteriores
Centrales
Posteriores
 Altas       i .                 u
 Medias
e
.
o
 Bajas .
a
.
 
 

 DESCRIPCION DE LOS FONEMAS Y SUS ALOFONOS

 Las grafías que representan un fonema quichua o la transcripción fonémica de ejemplos ilustrativos se encierran entre dos barras oblicuas: / /. Asimismo, los alófonos y la transcripción de los ejemplos que ilustran su ocurrencia o su pronunciación, serán representados mediante símbolos fonéticos encerrados entre corchetes [ ].  En algunos casos, por razones tipográficas, los símbolos utilizados en este texto pueden diferir de los convencionales en la lingüística quechua. Su significado es el siguiente:

CONSONANTES

 El sistema consonántico del quichua santiagueño se caracteriza por emplear la zona postvelar como punto de articulación y por carecer de la  distinción entre oclusivas simples, glotalizadas y aspiradas que se encuentra en el dialecto cuzqueño-boliviano. La mayoría de las consonantes quichuas se pronuncian de manera semejante que en el castellano, pero otras son completamente diferentes. A continuación se describirá la realización fonética de las consonantes del quichua de Santiago del Estero.

Las oclusivas:
/p/ Oclusiva bilabial sorda [p], como en español. Ocurre en todas las posiciones:  /puku/  [puku] ‘plato',  /urpila/  [urpila]  ‘paloma',  /noqap/ [noqap] ‘de mí'. 
/t/ Oclusiva alveolar sorda [t], como en español. Ocurre en todas las  posiciones: /tuta/  [tuta]  ‘noche', /tantat/  [tantat]  ‘al pan (acusativo)'. 
/k/ Oclusiva velar sorda [k] en cualquier posición de palabra que no sea final de sílaba: /killa/ [kiža]  ‘luna', /kička/ [kička] ‘espina',   /kuska/ [kuska] ‘juntos'. [2] Pero en posición final de sílaba se erosiona convirtiéndose en fricativa:  /pačak/ [pačax ]  ‘cien', /suk/ [sux] ‘uno',   /llikčay/  [žixčay] ‘despertar'.  Al fricativizarse [k]  en [x],   entra en el ámbito de otro fonema  /h/: [x] , inexistente en el quichua santiagueño  pero sí en el español regional  y en las lenguas de sustrato:  /xume/ 'jume', /xente/ 'gente'. 
/q/ Oclusiva postvelar sorda. Se realiza de dos maneras: 
 a) como oclusiva postvelar [q] en cualquier posición  que no sea   final de sílaba:  /noqa/ [noqa] ‘yo',  /qonqori/ [qoŋqori] ‘rodilla',   /qonqay/ [qoŋqay] ‘olvidar'. 
 b) como fricativa postvelar [b ] en posición final de sílaba: 
 /taqsay/  [tab say]  ‘lavar',   /taqwena/  [tab wena]  ‘mecedora',  /toqyay/ [tob yay] ‘reventar', /atoq/ [atob ] ‘zorro'.  En algunos departamentos de Santiago del Estero es frecuente que la fricativa postvelar desplace el punto de articulación a la zona velar: [atob ] > [atox]. 
/č/ Oclusiva (o africada) palatal sorda č ]. Se pronuncia igual que la grafía ch del español.  Ocurre en posición inicial de sílaba /čaki/  [čaki]  ‘pie, seco'  y en algunos casos en final de palabra debido al apócope de la marca   _chis  del plural: akuych ‘vamos'. En algunos  idiolectos se espirantiza para realizarse como fricativa palatal sorda:   [ačka] > [aška]   ‘mucho'. 

 

Las fricativas:

/s/ Fricativa alveolar sorda [s] como en el español regional. La fricativa sorda acanalada /s/ aparece tanto en principio como en   final de  sílaba: /sapi/ [sapi]  ‘raíz', /warmis/ [warmis]  ‘mujeres'. 
/š/ Fricativa palatal sorda [š ], se pronuncia como la grafía  sh  del  inglés.  Aparece en principio y en final de sílaba, y también en  comienzo de palabra: /šiši/ [šiši] ‘hormiga',  /ušpa/ [ušpa] ‘cenizas', /šikši/ [šixš i]  ‘comezón'.  Inclusive en final de palabra debido al apócope del pluralizador _chis  que se reduce a _sh:   kwentasoqniykish  <  kwentasoqniykichis
/ž/ Este fonema corresponde al lateral palatal sonoro /ll/ de otros dialectos pero en Santiago del Estero se realiza como [ž ] fricativo pálatoalveolar sonoro: /allqo/  [ažqo]  ‘perro', /allpa/ [ažpa]  ‘tierra'. 
 

La vibrante:
/r/ Vibrante simple alveolar [r] en todas las posiciones. Se pronuncia  como la r intervocálica del español. La vibrante /r/ aparece en   principio y fin de sílaba, incluso como inicial absoluta: /ruway/   [ruway]   ‘hacer', /rantiy/ [rantiy] ‘comprar, /puriy/ [puriy] ‘andar'. 
 

Las nasales:
/m/ Nasal bilabial sonora [m] como en español. Aparece en principio  y final de sílaba:  /mayu/  [mayu] ‘río',  /qamwan/ [qamwan] ‘contigo'. También en final de palabra debido al apócope del enclítico _mi  ‘asertivo'. 
/n/ Nasal alveolar sonora [n], delante de vocales y cuando aparece  seguida de las consonantes /t, d, c, s, s/; se pronuncia como la   n del español en palabras como nene, ganso. Como nasal velar   [ŋ] cuando ocurre en final de palabra o cuando aparece seguida   de las consonantes /k,q,g,m,w,y/;  se pronuncia como la  n del  español en palabras como tanque, tango. Aparece en principio   y final de sílaba: /nina/ [nina]  ‘fuego',  /ñan/  [ñaŋ]  ‘camino',  /tinku/ [tiŋku]  ‘encuentro'. A veces, ante la oclusiva /p/ la nasal   /n/ se realiza como [m]:   [panpa]  > [pampa] ,  pero también:  [tatanpa] ‘de su padre'. En algunos casos de pronunciación rápida,  la /n/ ante /c/ o  /y/ se realiza como [ñ] por asimilación del punto de articulación. 
/ñ/ Nasal palatal sonora [ñ], como en español. Ocurre únicamente  en principio de sílaba: /ñawi/ [ñawi] ‘ojo', /ñuñu/ [ñuñu] ‘seno'. 

 

Las laterales:

/l/ Lateral alveolar sonora [ l ], se realiza como en el español regional: lateral dentoalveolar sonora. Aparece en principio y final de sílaba: /lokro/ [lokro] ‘locro', /urpila/ [urpila] ‘paloma'. 

 

Las semiconsonantes:

/w/ Semiconsonante bilabial sonora [w]. Aparece en principio y final   de sílaba /ruway/ [ruway] ‘hacer', /punčaw/ [punčáw] ‘día'. En   posición intervocálica, en la mayoría de los casos se produce la   caída de la /w/: [qaway] > [qaay] ‘ver'. 
/y/ Semiconsonante palatal sonora [y].  Aparece en principio y fin   de sílaba. En este dialecto, se produce la elisión de  /y/ en las   secuencias */iy/  y  */aya/  cuando se encuentran en posición   interior de palabra: [tiyay] > [tiay]  ‘estar'.  En la secuencia  */aya/  la eliminación de /y/ no es terminante, ya que en algunos hablantes se registra: [mikunayani], y en otros: [mikuna:ni]  ‘tengo deseos de comer'. En posición final de palabra, como por ejemplo en el caso de las marcas personales de posesión, se produce un alargamiento de la vocal: [wasiy] > [wasi: ] ‘mi casa'
 

OBSERVACIONES
 En relación al sistema consonántico del quichua santiagueño,  Nardi  (1962: 248) postula lo siguiente:

    
Atendiendo a estas razones, Nardi escribe: sumajj  ‘lindo', atojj  ‘zorro', suj  ‘uno', tijray ‘volver', grafía que le facilita la escritura de los préstamos del español y de otras lenguas indígenas pero que lo aleja de un objetivo prioritario: la unificación escrituraria de la lengua. Además, los ejemplos que Nardi ofrece, uju y wajjalu, el primero una onomatopeya y el segundo un préstamo, son los únicos que pueden mencionarse.
 Según nuestro criterio, en el quichua santiagueño las oclusivas en posición final de sílaba mantienen el mismo punto de articulación pero se debilitan en cuanto al modo, haciéndose fricativas (v.sección Espirantización ). Tenemos entonces, por un lado, un fonema /k/ velar sordo con un alófono oclusivo  [k]  en principio de sílaba que se erosiona fricativizándose en    [b ]  en final de sílaba; y por otro lado, un fonema /q/  postvelar sordo con un alófono oclusivo [q] en principio de sílaba y un fricativo  [b ]  en final de sílaba.
 Por esta razón, hemos preferido mantener los símbolos /k,q/  aunque pudiera aparecer cierta dificultad de interpretación en determinadas grafías para la pronunciación de algunas voces asimiladas por el español y que, al ser readmitidas por el quichua, producen trastornos en la estructura silábica originaria de la lengua.
 En la mayoría de las palabras quichuas, el fonema /k/ se realiza en final de sílaba como fricativa velar sorda [b ] y  la separación silábica se efectúa de acuerdo al patrón quichua. Por ejemplo:
pero si la separación silábica se efectúa siguiendo el patrón español, el fonema /k/ se realiza como oclusiva velar [k], tal como lo muestran los siguientes ejemplos:
                                        
Se producen entonces, encuentros consonánticos extraños a la lengua, que el quichuahablante procura evitar mediante diversos recursos (generalmente, insertando una vocal). Por ejemplo, en el caso de la voz chacra, al ser readmitida por el quichua, originó la voz chacara, de donde probablemente deriva a su vez, el nombre de una conocida danza que caracteriza a Santiago del Estero: la chacarera.
 

PRESTAMOS CONSONANTICOS

 Debido fundamentalmente al contacto con el español, el quichua santiagueño ha incorporado dentro de su sistema consonántico nuevos fonemas. Presenta las consonantes oclusivas sonoras  /b,d,g /, la vibrante múltiple /ř / , y las fricativas /f,h,G/. En una primera instancia estos fonemas aparecieron en préstamos del español y de lenguas de sustrato, pero con el transcurso del tiempo se incorporaron también en algunas de origen quichua. A continuación damos algunos patrones que han seguido dichos fonemas en su asimilación.

Oclusivas:
/b/ Se realiza como oclusiva bilabial sonora [b] como en el español.  Ocurre  en préstamos del español: /bolyakuy/ [bolyakuy]  ‘volver', de otras lenguas indígenas: /simból/  [simból]  ‘un árbol' y  también en vocablos de origen quichua. En estos últimos generalmente aparece sustituyendo a la w nativa: /libes/ < /liwiy/  ‘boleadora' , /biskača/ < /wiskača/ ‘vizcacha'. En los préstamos de origen hispano, en general el fonema  /b/ se mantiene, pero hay casos en que la /b/ a veces se convierte en /w/como por  ejemplo en:  [sirbiy] > [sirwiy] ‘servir', [debey] > [dewey]  ‘deber'.  Al igual  que en otros dialectos,  la  /b/  sustituye a la  /p/ nativa  en algunas voces: [tambo] < [tanpu], [qetubí] < [qetupí]. En las  zonas rurales de Argentina, se registra en algunos vocablos el cambio de  /b/ por  /g/: abuelo > agwelo  y de  /b/ por /d/:  pobre >  podre. 
/d/ Se realiza como oclusiva alveolar sonora [d]: /dominiku/ [dominiku] ‘picaflor'; /wildu/ [wildu] ‘un ave'. En algunas palabras quichuas sustituye a la  /t/  nativa como en  [kondor] <  [kuntur].   Existen algunos casos en los cuales la /d/ es sustituida por /r/  en posición final de palabra,  como en: Nabidar  <  Navidad ;   siwdar < ciudad. 
/g/ Se realiza como oclusiva velar sonora [g]. Ocurre en hispanismos: /amigus/  [amigus]  ‘amigos', en préstamos de otras lenguas  aborígenes: /tangól/ [taŋgól]  ‘un arma',  /paragway/ [paragwáy]   ‘bataraz', /ampalagwa/ [ampalagwa]  ‘una víbora', pero también  en palabras quichuas:  /nigri/ [nigri]  ‘oreja',  /yanga/  [yaŋga]   ‘tonto, distraído'. En algunas palabras quichuas sustituye a la k  nativa: [uturuŋgu] < [uturuŋku]. 
 

Fricativas:
/f/ Se realiza como fricativa bilabial sorda [φ] en un sólo caso en  final de sílaba en una voz quichua:  /qešifra/  [qešiφra]  ‘pestaña'.   En todos los demás casos se realiza como fricativa labiodental  sorda [f].  Debido a que están documentados casos [3] de cambio  de oclusiva bilabial  [p] a fricativa bilabial [φ] , según Nardi (1963:  249) “este es un indicio de que históricamente  [p][φ] deben  haber sido alófonos en distribución complementaria, lo mismo que en los órdenes velar y postvelar. Los hispanismos introdujeron la  [f] labiodental, pero no parece contrastar con la fricativa bilabial (se halla en distribución  complementaria o fluctúa con  bilabial).” 
/h/ Generalmente se realiza como fricativa velar sorda [x], como la  jota del español regional, pero en posición intervocálica y por  desplazamiento del punto de articulación, /h/ excepcionalmente puede realizarse como fricativa postvelar sorda [c]: /muhu/  [mub u] ‘semilla',  /uhu/ [ub u] ‘tos',  /wahalu/ [wab alu] ‘una hormiga'; también en algún hispanismo: /sorteha/ [sorteb a] ‘sortija'.   Dado el carácter marginal de estos casos, posiblemente vestigios  de la aspirada glotal del PQ  [4]hemos considerado a /h/ como  un préstamo y no como fonema del quichua santiagueño. 
/G/ Cabe señalar que se han documentado dos préstamos, probablemente de alguna lengua indígena local, que presentan un fonema fricativo postvelar sonoro,  inexistente tanto en el español como en el quichua, al que representaremos mediante el símbolo /G/: /očoGo/ 
[očoGo] ‘ave de los bañados'  y /mišoGo/    [mišoGo]  ‘una especie de cactácea'. Por tratarse de un caso marginal, hemos considerado innecesario incluir esta fricativa en el   Cuadro Nº3. 
 

Vibrante:
/ř/ Vibrante múltiple alveolar [ř].  Se realiza en el quichua santiagueño y en el español  dialectal regional  como una fricativa retroflexa ápicoprepalatal sonora con tendencia a ensordecerse. Se emplea en hispanismos: barro, perro, y también en cuatro casos de voces  quichuas (o asimiladas por el quichua): /řaku/   [řaku]  ‘grueso', /řuwa/ [řuwa]  ‘una especie de ave', / řokoko/   [řokoko]  ‘una variedad de sapo' y /řon-řon/ [řon-řon]  ‘picaflor'. 
 
 
 

 (Sigue en Página 2 )
 
Home Page            Página 1        Página 2        Página 3


Copyright by Jorge Alderetes 1997                                                     e-mail:  info@adilq.com.ar
Dirección Nacional del Derecho de Autor Registro Nº321854

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 



 
[1] Estos aspectos han sido tratados en detalle por Cerrón-Palomino (1987: 245); también puede consultarse Nardi (1987:15). (regresa a Texto Principal) b
[2] Como se verá en la Sección 2.3 , esto no rige para los hispanismos y para aquellas voces quichuas que han alterado su patrón silábico originario por influencia del español. (regresa a Texto Principal) b
[3] En antiguos escritos hay registros de pronunciación de [noqab ]  <  [noqap] , [žab sa]  < [žapsa]  (cf. Ruiz Gerez 1965: 62). (regresa a Texto Principal) b
[4] El protoquechua (PQ) tenía una aspirada glotal en inicial de palabra que fue completamente eliminada en el quichua santiagueño (v. sección 2.6.2.1). Según Cerrón-Palomino (1987:112) “fuera de tal contexto, la  /h/ no aparece sino en contados lexemas  en posición intervocálica  y sólo en algunos dialectos  (tal por ejemplo, el caso de  muhu ‘semilla' que se registra en Junín, Ayacucho y Cuzco). Lo que conduce a pensar que la distribución de */h/ en el PQ  también era defectiva, algo así como la /h/ del inglés, que tiene un status fonológico marginal.” (regresa a Texto Principal) b