Origen y expansión del quechua

I.  La hipótesis del origen serrano

Es la versión más difundida, y la que atribuye al Cuzco el origen de la lengua quechua y a las conquistas incaicas su difusión. A medida que los incas afianzaban su poder conquistando a los pueblos, se imponía el aprendizaje obligatorio de la lengua del Cuzco.
La llegada de los españoles habría interrumpido el proceso de homogeneización lingüística, lo que trajo como consecuencia que las lenguas particulares cobraran auge nuevamente; por otra parte, y como otra consecuencia de la llegada de los españoles, se incrementó el proceso de diferenciación dialectal.

Según esta versión, los dialectos modernos del quechua serían manifestaciones evolucionadas de la lengua impuesta por los incas, particularmente de la variante cuzqueña. Pero ¿hasta qué punto es sostenible esto?

Cerrón Palomino (2003) señala varias razones por las cuales esta versión es discutible:

  1. En primer lugar, la hipótesis del origen cuzqueño se sustenta únicamente en una versión elaborada por los estudiosos del quechua del siglo XVII en adelante. Sin embargo, gracias a los aportes de la historiografía, hoy se afirma que los cuzqueños hablaban otra lengua. Pero como el Cuzco gozaba del prestigio de ser la capital del imperio a la llegada de los españoles, pronto cobró fuerza y aceptación la idea de que el Cuzco fue cuna no sólo del imperio sino también del quechua. Por otra parte, gracias a los estudios contemporáneos de dialectología, la filiación de las variedades modernas a un tronco cuzqueño no hallan mayor asidero, como lo demuestran las variedades del grupo QI.
  2. Otra de las razones por las cuales esta hipótesis es discutible es el hecho de que la implantación del cuzqueño no ha supuesto la erradicación total de las variedades lingüísticas habladas en los Andes centro-norteño peruanos. Esto se relaciona con la reciente extinción de lenguas como la sec, muchi, o culli, y con la supervivencia, en tales regiones, de variedades tales como la jacaru y la cauqui.
  3. En realidad, el cuzqueño no sustituyó a ninguna lengua de los Andes centro-norteño peruanos. Lo que sucedió es que los conquistadores incas encontraron a su paso por dichas áreas las versiones antiguas de los mismos dialectos del quechua huáihuash y yúngay hablados en la actualidad. Cerrón afirma, entonces, que tales hablas eran el producto de una expansión preincaica y que a lo sumo la variedad difundida por los incas se habría superpuesto sobre aquéllas a manera de dialecto de superestrato.
  4. Por otra parte, allí donde los incas impusieron el quechua, fácil es advertir que las diferencias entre el cuzqueño moderno y otras variedades, como el boliviano, son relativamente superficiales. Por otra parte, si los dialectos huáihuash por un lado y el boliviano por el otro son el resultado de la expansión incaica, ¿cómo se explica que los dialectos del huáihuash sean tan diferentes del cuzqueño y el boliviano muy similar a éste, siendo como se pretende, todos descendientes de un mismo antecesor? Resulta más lógico suponer que los dialectos centro- peruanos y el boliviano no pueden haber derivado de un mismo tronco. Debe concluirse, forzosamente, que los dialectos centrales y norteños del Perú ya existían en sus territorios actuales a la llegada de los incas. El grado de divergencia que muestran las variedades de QI no pueden explicarse a partir de un origen cuzqueño.
  5. Otro argumento que señala Cerrón Palomino es el alto grado de fragmentación de los dialectos de QI frente a la relativa homogeneidad de las variedades del QII B y C. La distribución homogénea de una variedad es producto de una expansión reciente, al par que su heterogeneidad corresponde a una difusión mucho más antigua.
  6. Cerrón señala una hipótesis de difusión preincaica. La expansión del quechua no solo se debió a la conquista incaica y a la difusión española. La mayor parte de las lenguas del la sierra del Perú se usaban bajo el gobierno de los incas, además de la quechua oficial cuzqueña, a manera de dialectos locales. Para Cerrón, la difusión del quechua por los incas en los extremos del imperio (Ecuador y NOA) es debatible, pero la distribución preincaica de los dialectos centro-norteño peruanos es evidente.

II. La hipótesis del origen costeño

Según esta versión, el quechua se habría originado en la costa peruana, más precisamente en la localidad costeña de Chincha, al sur de Lima.

Para Cerrón Palomino, esta versión encuentra cierto asidero científico en los trabajos de Parker y Torero en la década del ’60 y ’70. Si bien el estudio de los dialectos modernos demuestra que la mayor antigüedad de las variedades corresponden a la rama central peruana llamada huáihuash, hecho que se evidencia en la marcada fragmentación de esta hablas y en el mismo carácter arcaico de las mismas. Por otra parte, otro hecho que señala esta mayor profundidad de los dialectos centro-peruanos es la existencia de formas transicionales cuasi imperceptibles que corresponden a las variedades huáihuash, yúngay y chínchay. Por ello, Cerrón Palomino sigue a Torero (1964) en afirmar que el centro de difusión del quechua fue la costa y sierra centro-peruanas.

En lo que hace a las fases de expansión del quechua a partir de la costa y sierra centrales del Perú, Cerrón señala tres para esta hipótesis.

  1. La primera fase de expansión, como PQ, se debe haber llevado a cabo alrededor del año 880 de nuestra era (época IIA del Horizonte Medio), y debió haber cubierto los territorios actuales de los departamentos de Anchas, Huánuco, Pasco, Junín y el norte de Lima.
  2. La segunda fase expansiva se habría dado alrededor del siglo XIII (Época IV del Horizonte Medio), en dos direcciones opuestas: hacia la costa y la sierra norteñas llegando a Cajamarca, por un lado y hacia la costa y la sierra sur.
  3. La tercera fase se habría producido a fines del siglo XV a partir del Chínchay.

III. La hipótesis del origen forestal

Según esta hipótesis, el origen del quechua se encontraría en la ceja de selva o selva alta, en el área comprendida entre Chachapoyas y Macas (Amazonas). Esta versión se basa principalmente en fundamentos o razones arqueológicas y ecológicas. William H. Isbell (1974), su promulgador, correlaciona la expansión del quechua con dos eventos culturales específicos: la difusión de un estilo cerámico (ollas de color rojo o marrón, con cuellos de boca expandida, con un temperante muy grueso) y la adaptación gradual del cultivo del maíz.  Todos estos eventos asociados con los hablantes de la lengua quechua, de donde la alfarería de este tipo y el idioma constituyeron partes integrantes de un mismo sistema cultural. Esta difusión se daría para unos alrededor del año 100 de la era cristiana y se habría propagado de la montaña suroeste de Ecuador hacia el noroeste del Perú.

Sin embargo, Cerrón advierte un punto conflictivo de esta hipótesis.

  1. No puede dar cuenta de la alta fragmentación de los dialectos del huáihuash. Isbell se limita a conjeturar las posibles ramificaciones del huámpuy sin mencionar cómo se derivaron los dialectos centro-peruanos o huáihuash.

IV. La hipótesis de origen ecuatoriano

Al finalizar el siglo SVIII existió en Quito una tradición según la cual los quiteños habrían sido conquistados por un pueblo de los países marítimos después del año mil de la era cristiana y entonces introdujeron la lengua quechua. De este modo, la lengua habría sido introducida antes de la llegada de los incas.
Sin embargo, la tesis del origen ecuatoriano afronta la dificultad de explicar las variedades peruanas a partir de las ecuatorianas (según el método comparativo utilizado por Parker y Torero las primeras son anteriores en el tiempo al surgimiento de las variedades del QIIB)

Otra autora defensora del origen ecuatoriano, Louisa Stark (1973), sostiene que el quechua habría provenido del oriente ecuatoriano y que se difundió primeramente a la sierra del Ecuador y posteriormente al sur. Para sustentar esta hipótesis la autora se remite a un método de reconstrucción de la morfología de los dialectos ecuatorianos de la sierra, en el caso de seis sufijos, llegando a diferenciar dos grupos dialectales: el ecuatoriano A, que presentaría mayor fragmentación y sería nativo de la zona, y el ecuatoriano B, más homogéneo y que sería el descendiente del llevado por los incas. Para refutar esta argumentación, Cerrón Palomino menciona el trabajo de R. Hartmann (1979), quien rebate los argumentos lingüísticos y arqueológicos de Stark al señalar que el corpus manejado es demasiado precario como para elaborar toda una hipótesis acerca del carácter más o menos arcaico de las variedades ecuatorianas A y B.

 

 

 

 

Fonología del quichua santiagueño

En líneas generales el sistema fonológico del quichua santiagueño no es muy complejo. Comprende un total de 27 fonemas segmentales, de los cuales 22 son consonantes y 5 son vocales. Las vocales comprenden: dos altas /i, u/, dos medias /e, o/ y una baja /a/. Cuando se excluyen los fonemas de los préstamos el número de consonantes se reduce a 15.
Alderetes (2001)

Sistema fonológico consonante del quichua santiagueño

 

Bilabial

Labiodental

 Alveolar 

 Palatal 

 Velar 

 Postvelar

       
sordas

 

Oclusivas 

  sonoras

 

p    
  

 

(b)     

.

 

t   
  
 

 

(d)  

 

č    
  

 
 
 

 


  
 

 

(g)

 

 
  
 

     
sordas

 

Fricativas

  sonoras

 

(f) 
  
  
 
  
 

 

 
 

š  
 

  

 ž

(h) 
  

 

 

.

 

 

(G)  

Nasales 

m

 

n

 ñ

 

 

Laterales 

 

 

l

 

 

 

            
simple


Vibrante


  múltiple

 

 

 


 

 

ř  

 

 

 

 Semiconsonantes

w

 

.

 

 

 

 

 

 

Sistema vocálico del quichua santiagueño

 

 

Anteriores

 

Centrales

 

Posteriores

 Altas

i

               

u

 Medias

e

 

o

 Bajas

 

a

 

 

Descripción de los fonemas y sus alófonos

Consonantes
El sistema consonántico del quichua santiagueño se caracteriza por:

  1. emplear la zona posvelar como punto de articulación,
  2. carecer de la distinción entre oclusivas simples, glotalizadas y aspiradas que se encuentra en el dialecto cuzqueño-boliviano.
  3. La mayoría de las consonantes quichuas se pronuncian de manera semejante que en el castellano.

Las oclusivas

  1. /p/ labial sorda [p]:  [puku] ‘plato’ [urpila] ‘paloma’
  2. /t/ alveolar sorda [t]: [tuta] ‘noche’ [tantat] ‘al pan’
  3. /k/ velar sorda [k]: [kiža] ‘luna’ [kička] ‘espina’

    - en posición final de sílaba: fricativa velar [x]: [sux] ‘uno’

  1. /q/ posvelar sorda [q]: dos realizaciones:

    - como oclusiva posvelar [q]: [noqa] ‘yo’ [qonqay] ‘olvidar’
- como fricativa posvelar [χ]: [atoχ] ‘zorro’ [toχyay] ‘reventar’

  1. /č/ palatal sorda [č]: [čaki] ‘pie’ [ačka] ‘mucho’

Fricativas

  1. /s/ alveolar sorda [s]: [sapi] ‘raíz’ [warmis] ‘mujeres’
  2. /š/ palatal sorda [š]: [šiši] ‘hormiga’ [ušpa] ‘ceniza’
  3. /ž/ palatal sonora o palatoalveolar sonora [ž]: [ažqo] ‘perro’ [ažpa] ‘tierra’.

Vibrante

  1. /r/ simple alveolar [r]: [ruway] ‘hacer’ [rantiy] ‘comprar’

Nasales

  1. /m/ bilabial sonora [m]: [mayu] ‘río’ [qam] ‘tú’
  2. /n/ alveolar sonora [n]: [nina] ‘fuego’

    - como nasal velar [ŋ]: [ñaŋ] ‘camino’ [tiŋku] ‘encuentro’

  1. /ñ/ palatal sonora [ñ]: [ñawi] ‘ojo’ [ñuñu] ‘seno’

Lateral

  1. /l/ alveolar sonora [l]: [lokro] ‘locro’ [urpila] ‘paloma’

 
 Semiconsonantes

  1. /w/ labial sonora [w]: [ruway] ‘hacer’ [punčaw] ‘día’

    - en posición intervocálica se produce su caída: [qaway] ˃ [qaay] ‘ver’

  1. /y/ palatal sonora [y]: [yuyay] ‘recordar’ [yana] ‘negro’

   - en el QS se produce la elisión de /y/ en las secuencias /iy/ y /aya/:
[tiyay] --> [tiay] ‘estar’
[-naya] --> [naa] (sufijo verbal “desiderativo”)

 

Préstamos consonánticos

  1. De acuerdo con Alderetes (2001), el quichua santiagueño ha incorporado dentro de su sistema consonántico nuevos fonemas debido fundamentalmente al contacto con el español y con las lenguas de sustrato. Con el tiempo, estas consonantes se incorporaron también en algunas palabras de origen quichua.

 

Oclusivas

  1. /b/ bilabial sorda [b]: [bolyakuy] ‘volver’ [simból] ‘arbol’.

    - en algunos préstamos de origen hispano se convierte en /w/: [debey] ˃ [dewey] ‘deber’

  1. /d/ alveolar sonora [d]: [dominiku] ‘picaflor’ [danzay] ‘bailar’

    - en algunos casos /d/ es sustituido por /r/ en posicion final de palabra: [navidad] ˃ [navidar] [ciudad] ˃ [siwdar]

  1. /g/ velar sonora [g]: ocurre en hispanismos como [amigus] ‘amigos’ o en palabras quichuas: [nigri] ‘oreja’

 

Fricativas

  1. /f/ labiodental sorda [f]: [ofisyu] ‘oficio’

    - también se realiza como fricativa bilabial sorda [φ] :   [qešiφra]  ‘pestaña’

  1. /h/ velar sorda [x]: [uxu] ‘tos’ [muxu] ‘semilla’
  2. /G/ fonema fricativo posvelar sonoro [G]:

    - inexistente tanto en el español como en el quichua: [očoGo] ‘ave de los bañados’ [mišoGo] ‘una especie de cactácea’

Vibrante

  1. /ř/ múltiple alveolar [ř]: se realiza en el QS y en el español dialectal de la región como una retroflexa ápicoprepalatal sonora: [řaku] ‘grueso’ [řokoko] ‘una variedad de sapo’

 

Vocalismo

  1. Históricamente el quechua sólo tuvo tres fonemas vocálicos: /a, i, u/
  2. Sin embargo, en el quichua santiagueño las vocales /e, o/ pueden establecer diferencia de significado: por ejemplo: /opa/ ‘tonto’ se opone a /upa/ ‘sordo’.
  3. Los años de contacto con el español y la posible influencia de otros sistemas fonológicos indígenas llevaron a que el quichua santiagueño tuviera un sistema pentavocálico en la actualidad: dos vocales altas /i, u/, dos medias /e, o/ y una baja /a/.
  4. En la mayoría de las voces de origen quichua [e, o]solo se dan como realizaciones (alófonos) de los fonemas /i, u/ cuando éstos entran en contacto directo o indirecto con la posvelar /q/. 
  5. [siŋqa] > [seŋqa] ‘nariz’
  6. [qužqi] > [qožqe] ‘dinero’

 

Consonantes del quichua santiagueño

Modos

Oclusivas

Fricativas

Nasales

Lateral

Vibrantes

Semicon-
sonantes

Pto.de Artic.

Sordas

Sonoras

Sordas

Sonoras

 

 

Simple

Múltiple

Bilabial

p
punku
puerta

b
burru
burro

 

 

m
mayu
río

 

 

 

w
willa
liebre

Labiodental

 

 

f
qeshifra
pestaña

 

 

 

 

 

 

Alveolar

t
tanta
pan

d
dominiku
picaflor

s
sapi
raíz

 

n
nina
fuego

l
likra
ala

r
rumi
piedra

rr
rraku
grueso

 

Palatal

ch
chaki
pie

 

sh
shishi
hormiga

ll
llantu
sombra

ñ
ñawi
ojo

 

 

 

y
yaku
agua

Velar

k
killa
luna

g
nigri
oreja

h
qomereho
lagarto

 

 

 

 

 

 

Postvelar

q
qara
cuero

 

 

gg
ochoggo
un ave

 

 

 

 

 

 

¿Qué es el Protoquechua?

  1. Es una lengua madre o protolengua originaria de los Andes centrales que dio origen a la familia lingüística quechua. El protoquechua es un protoidioma o lengua reconstruida sobre la base de las coincidencias y rasgos comunes de los dialectos de dicha familia de lenguas.
  2. El territorio original del protoquechua se encontraba en la sierra central del Perú y en la franja costera aledaña, cerca de la capital actual, que es la zona donde se da la mayor diversificación del quechua (los dialectos Q I). Allí se hallaba el centro religioso y económico del horizonte temprano (Chavín, 900–200 a. C.) y durante esta época se habría difundido la protolengua como vehículo de comercio. A principios de nuestra era se da una primera separación de las ramas Quechua I y Quechua II.

 

 

Dialectos_quechuas_Cerron-Palomino.jpg

 

La reconstrucción de Cerrón Palomino: los protofonemas

Consonantes

  1. Oclusivas: /p/ /t/ /č/ /ĉ/ /k/ /q/
  2. Fricativas: /s/ /š/                    /h/
  3. Nasales: /m/ /n/ /ñ/
  4. Lateral:  /Ĩ/
  5. Vibrante: /r/
  6. Semiconsonantes: /w/ /y/

 

Vocales

alta anterior    /i/                                 /u/ alta posterior



/a/ baja central

 

Cambios fonológicos del quichua santiagueño respecto del protoquechua

Los cambios fonológicos del quichua santiagueño respecto del PQ se dividen en dos grandes grupos:

  1. a) cambios internos: por evolución propia de la lengua. Según afirma Cerrón Palomino (2001), estos cambios pueden ser por darse por fusión, supresión, sustitución y debilitamiento.
  2. b) cambios externos: por influencia de otras lenguas. Se deben principalmente a la influencia del sustrato y por acción del superestrato.

 

Cambios internos

1. Fusión

  1. Se funde un protofonema */x/ con otro */y/ y el resultado es la pérdida de oposición generando la aparición de homófonos, es decir, voces que tienen una misma pronunciación pero diferente significado.
  2. En el quichua santiagueño se dan los siguientes casos:

1.1. Deretroflexión de la fricativa palatal retroflexa /ĉ/:

  1. */čaki/ ‘seco’ y /ĉaki/ ‘pie’ se confunden en una misma pronunciación: /ĉaki/

1.2. Depalatización de la fricativa palatal sorda /š/:

  1. */šuti/ > /suti/ ‘nombre’
  2. */waša/ > /wasa/ ‘espalda’

1.3. Depalatización de la nasal palatal sonora /ñ/:

  1. */ñiy/ > /niy/ ‘decir’
  2. */ñuqa/ > /noqa/ ‘yo’

2. Supresión

  1. Se elimina totalmente un fonema. Como consecuencia, se eliminan oposiciones y se propicia el surgimiento de lexemas homófonos.
  2. En algunos casos la supresión es parcial: es decir, localizable en un determinado contexto.

2.1. Eliminación de la aspirada glotal /h/

  1. */hapiy/ > /apiy/ ‘agarrar, tener’
  2. */hatun/ > /atun/ ‘grande’

2.2. Elisión de las semiconsonantes bilabial /w/ y palatal /y/

  1. */away/ > /aay/ ‘tejer’
  2. */tawa/ > /taa/ ‘cuatro’
  3. */wawa/ > /waa/ ‘hijo’
  4. */tiyay/ > /tiay/ ‘estar’
  5. */sutiyoq/ > /sutioq/ ‘el que tiene nombre’

3. Sustitución

  1. Cambio que se da como resultado de la aparición de segmentos desconocidos en la protolengua, o la readmisión de fonemas parecidos a otros que se perdieron a raíz de procesos de supresión.
  2. 3.1. Depalatización de la lateral palatal sonora /ll/
  3. *[šullko] > [šulko] ‘el hijo menor’
  4. 3.3. Lateralización de la vibrante simple /r/
  5. *[rawray] > [lawray] ‘arder’
  6. *[ruru] > [loro] ‘fruta’ (aracaísmo)

 

4. Debilitamiento

  1. Cambio que tiene por común denominador el desgaste de ciertos segmentos, algunos de los cuales pueden incluso desaparecer generando reestructuraciones en el componente fonológico de los dialectos afectados.
  1. 1. Sonorización de las oclusivas sordas
  2. */uturuŋku/ > /uturungu/ ‘tigre’
  3. */añaŋku/ > /añangu/ ‘zorrino’
  4. */yaŋqa/ > /yanga/ ‘distraído’
  5. 2. Espirantización
  6. */suk/ > /sux/ ‘uno’                  /kička/ > /kiška/ ‘espina’

*/sumaq/ > /sumax/ ‘lindo’     /pučkay/ > /puškay/ ‘hilar’

 

Diferencias fonológicas con el cuzqueño-boliviano

  1. Entre el quichua santiagueño y la variedad cuzqueña-boliviana existen diferencias fonológicas que son importantes de señalar, por cuanto guardan una relación indirecta con la discusión del probable origen del quichua santiagueño.
  2. Básicamente, se plantean dos grandes diferencias fonológicas

1. En cuzqueño-boliviano las /s/ inicial del Protoquechua pasa a /h/ pero en quichua santiagueño se mantiene:

  1. Cuzqueño-boliviano: /hux/ ‘uno’   /horqoy/ ‘sacar’
  2. Quichua santiagueño: /sux/            /sorqoy/

2. El quichua santiagueño no posee la oposición entre tres tipos de consonantes oclusivas iniciales de sílaba: simple, glotalizada y aspirada:

Cuzqueño-Boliviano

 

Simple

Aspirada

Glotalizada

Bilabial

p

ph

p’

Dento-Alveolar

t

th

t’

Palatal

ch

chh

ch’

Velar

k

kh

k’

Postvelar

q

qh

q’

  1. En cuzqueño-boliviano:
  2. [tanta]‘reunión’
  3. [t’anta] ‘pan’
  4. [thanta] ‘harapo’
  5. En quichua santiagueño, [tanta] es ‘reunión’, ‘pan’ y ‘harapo’
  6. En cuzqueño-boliviano:
  7. [p’uku] ‘plato’ ‘taza’
  8. [phuku] ‘soplo’
  9. En quichua santiagueño:
  10. [puku] es ‘plato’, ‘soplo’

 

Conclusiones

  1. La asimilación de la aspiración y la glotalización en el quechua cuzqueño según Torero (cf. Cerrón-Palomino 1987) se produce a fines del siglo XV o principios del XVI, es decir, antes de la invasión de Diego de Rojas al Noroeste Argentino (1543). En consecuencia, se podría pensar que el quichua santiagueño debió conocer estos rasgos. Sin embargo, en la variedad santiagueña no quedó ninguna evidencia de dichos rasgos.
  2. Según Alderetes (2001), se ha argumentado que el quichua santiagueño, por un proceso de evolución, habría perdido la aspiración y la glotalización, pero el razonamiento también puede hacerse de otra manera: el quichua santiagueño no perdió esos rasgos; en realidad nunca los tuvo, porque su origen es prehispánico. Si Santiago hubiese incorporado dichos rasgos, habría voces con aspiración y glotalización.